Árbol

Reconozco al árbol pálido
entre todo el ruido verde,
en la plenitud de noviembre frondoso.
        Árbol
que
es
más
un
palo
seco
que
adiestra
        infantes,
imitando al sol congelado en lienzos,
    breve ensimismado;
    a sus hojas les da palabras,
    las cinco últimas, como símil,
conjuntas, verdaderas  locuaces,
susurraban -pero queriendo gritar-
en los oídos del    v  i  e  n  t  o:

que se joda la poesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s