CUATRO

Coloqué las reglas de la auto ni-crianza

en el mural de mis firmamentos.

Deseché mis defectos de fábrica

y senté denuncia ante la instancia pertinente:

la del ser.

Antes de actuar recordé mis reglas,

pero me rebelé contra este amo y esclavo que soy de mí,

y las he roto.

Actué por los defectos de fábrica, finalmente,

y no supe esclavo ya de qué seré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s